Día 4. Legiones protegidas por Júpiter

Al cuarto día abandonamos Cueiru para enfrentarnos al siguiente yacimiento. Se trata del Xuegu la Bola. “Se encuentra a 1700 metros de altitud y es el campamento que se encuentra más al sur por la Vía de la Mesa”, señala Andrés Menéndez, quien lo localizó hace un año a través del LIDAR, “sería el primero que se encontraría de toda la linea de campamentos, si el ejército romano avanzó desde el sur, desde León”. Menéndez sólo había accedido a este lugar una vez, en invierno ,cuando el recinto se podía identificar a través de la acumulación de la nieve en los fosos, un “truco” que funciona en estas montañas asturianas para poder ver casi lo invisible, los rastros mínimos del campamento en el territorio.

Acceder a Xuegu la Bola es una experiencia impresionante en la montaña. Siguiendo el camino real de la Mesa, hay que cruzar la braña de Piedra Xueves, con una antigua venta en la que durmió Gaspar Melchor de Jovellanos, y en la que el ilustrado identificó la posible explicación del topónimo del lugar: un ara romana dedicada al dios Júpiter, que en el noroeste tantas veces aparece asociado a las altas montañas. El camino lleva hasta el Xuegu la Bola, un espectacular mirador sobre la grandiosa sucesión de montañas de Somiedo y Teverga. Estamos en uno de los campamentos romanos más altos de toda Europa, y eso se nota.

“El yacimiento es impresionante”, asegura José Costa, “una cosa es verlo sobre el papel y otro es verlo. Es increible que esta gente haya podido llegar hasta aquí”, expresa con admiración Costa. En el Xuegu la Bola, una especie de cañada gigantesca, el campamento ocupa una de las laderas, subiendo muy en pendiente hasta alcanzar un cordal que funciona como un enorme balcón en el que se distingue al final, el puerto de la Mesa. “Allí debería haber otro campamento”, comenta Andrés. El equipo lo ha buscado pero aún no aparece.

Costa reflexiona sobre como “siempre es necesario reconocer en campo los yacimientos. Aquí en el Xuegu hemos podido reconocer sobre el campo casi todo el perímetro pero hemos confirmado que dos estructuras que en el LIDAR nos parecía clavículas, las peculiares puertas de estos campamentsos, en realidad eran afloramientos rocosos. Pero hemos encontrado otras clavículas que no habíamos visto desde las fotos satélites y los modelos previos”.

Un grupo de buitres sobrevuela los extremos de este impresionante lugar, los rebecos saltan por los riscos y los caballos pastan tranquilos en este lugar alejado, en el que la naturaleza presume de gigantismo. João Fonte, el especialista tecnológico del equipo, experimenta en carne propia los rigores de la arqueología de alta montaña. “Empleamos un sistema GPS para geolocalizar todos los puntos con una precisión submétrica, pero el sistema necesita una mínima conectividad móvil. Cuando quisimos registrar la clavícula vimos que era casi imposible obtener los datos para cada uno de los puntos”.

Ahora comenzamos la búsqueda de evidencias. ¿Podremos confirmar que Xuegu la Bola fue también un campamento de las legiones? ¿Nos dejará el Júpiter de la braña saber la verdad sobre este lugar?

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*