Explorando las tierras altas

Mientras João explora la conquista romana de la Dacia, Rebeca excava fortificaciones modernas en el Norte de Portugal, y Jesús y Jose investigan el castro burgalés de Cerro Castarreño en Olmillos de Sasamón, nuestros compañeros David González Álvarez y Valentín Álvarez Martínez se encuentran realizando trabajo de campo en las montañas de Babia (León), junto al arqueólogo Jorge Canosa Betés y estudiantes de Arqueología de la Universidad Complutense de Madrid y Durham University (Reino Unido).

Por segundo año, y en el marco del proyecto postdoctoral “Upland Archaeology in the NW of Iberia” que coordina David, este equipo internacional explora arqueológicamente los pastizales de altura de los pueblos de La Cueta y Torre de Babia, en el municipio de Cabrillanes. El objetivo del proyecto es estudiar la genealogía histórica de los paisajes altimontanos de estas montañas, y analizar el marco social y cultural de la interacción entre las comunidades humanas y su entorno a lo largo de los varios milenios que median entre la extensión del Neolítico y nuestros días. En esta campaña, que cuenta con el apoyo de la Diputación de León, el Ayuntamiento de Cabrillanes, el Departamento de Arqueología de Durham University y el Instituto de Ciencias del Patrimonio (Incipit) del CSIC, centran su atención en el entorno de la laguna de Las Verdes y las Fuentes del río Sil.

Labores de documentación de un complejo pastoril arruinado cercano a la laguna de Las Verdes (Torre de Babia, Cabrillanes, León)

Tras los dos primeros días de trabajo de campo, las perspectivas no pueden ser mejores. El entorno de laguna de Las Verdes alberga un buen número de interesantes estructuras que nos ayudarán a desvelar la historia del pastoreo en estas montañas. Además de numerosas estructuras pastoriles recientes, algunos restos podrían estar relacionados con los primeros pastores que en la Prehistoria reciente iniciaron la antropización de estas zonas alpinas y subalpinas. En las próximas semanas, plantearemos aquí algunos sondeos exploratorios para clarificar la cronología y funcionalidad de estos elementos. Igualmente, los trabajos de prospección han permitido identificar algunos sitios de gran potencial en la cabecera del río Sil para plantear prospecciones geofísicas.

Los rebaños de merinas aún suben a los puertos de Babia guiados por pastores, como han hecho durante siglos.

En los próximos días, los trabajos seguirán su curso y a buen seguro servirán para completar la biografía de los paisajes pastoriles del segmento occidental de la Cordillera Cantábrica. A través de los perfiles de redes sociales del proyecto en Facebook y Twitter, podréis seguir informados de los últimos avances.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*