Más lluces que sombres

Nun dexo de mirar una de les fotografíes sacaes col dron el sábado pela mañana. Esa mesma que pudiestis ver colgada estos díes nel facebook y que tanto prestó. Nun puedo parar de mirala porque me fai viaxar. Vuelvo a los mios años d’estudiante, cuando andaba peles páxines de los llibros de St Joseph, Swan, Davies, Breeze, Birley y otra montonera d’autores británicos, llenes d’ilustraciones onde la lluz rasante marcaba los parapetos de campamentos perfectos en campes verdes. Entós pensaba si dalgún día se podría alcontrar algo asina en Galicia. Agora sabemos que sí. Y qu’esto ta tovía mui lloñe de terminar.

Preparación de los equipos. Tenemos un recuerdu mui bonu de la escalada de fierro de 25 kg.

Les fotografíes aérees y la llimpieza de la vexetación na superficie dieronnos una visión llimpia de los sucos vieyos, pero nesta intervención queríemos dir más p’allá. Hai bien de tiempu que raspiamos la superficie, de forma remota y visitando incansablemente sitios arqueolóxicos, na busca de coses peculiares nel paisaxe del noroeste peninsular. Pero esta ye la primera vez que tuviemos qu’afondar nes nuestres sospeches mediante l’apertura d’un sondeo que nos permitiera explorar les estructures perimetrales d’unu d’estos recintos. Pa nós, esta intervención tenía un poco d’ordalia metodolóxica.

Escavar ye una manera bona de valorar cuánta tierra hai en verdá nel mundo.

Dende fuera quiciás nun se perciban estes cuestiones, pero una escavación arqueolóxica ye, antes que nada, un grupu de persones que convive intensamente mientres fai por ordenar un montón de datos que de mano nun encaxen. El que diga que nun echó les manos a la cabeza dalguna vez, el qu’afirme que nunca tuvo una discusión o una diferiencia de criteriu colos compañeros, miente. Afortunadamente, cuando l’equipu funciona, como ye nesti casu, les bromes, rises y momentos tranquilos son lo más común.

Facer sombra pa la foto. Arte escénica mui poco valorada.

Hai un momento onde nada ye claro y, inmediatamente depués, too lo ta. La nuestra crisis particular asocedió’l xueves pela tarde. Depués d’un debate intensu, fueron los criterios del más mayor (Valentín) y el más nuevu (Fran) los que primaron. En pasando una sesión spa dura y reconfortante de picachón, fesoria y pala, parecía que tenía sentíu too. Lo que descubrimos ye lo podéis ver agora vós mesmos.

La parte sur del campamento romanu d’A Penaparda tuvo una defensa compuesta por un parapeto de tierra y piedra, amás d’una cárcava que nun llegó a rematase nunca cola sección en V canónica. D’acorde col rexistro estratigráficu, los constructores del recinto entamaron la escavación d’esti últimu hasta llegar a la peña y perfilaron la so cara interna nel substracto arenoso local. Echóse una primera palada de tierra pa riba pa formar una terraza artificial y sabemos que con seguranza hubo derriba d’ella una filera de piedras que serviría pa delimitar el sucu contra l’interior, como contención. Suponemos que l’exterior d’esti parapeto de piedra y tierra sería un sucu pero, por desgracia, taba argayada. Namás podríamos ver esti proceso con más calidá faciendo un corte que seccionara la defensa.

Apesar de too, l’estao de conservación d’estes estructures ye sosprendente. ¡Hai que recordar que son elementos temporales fechos hai dos mil años! La nuestra sospresa transformóse en satisfacción pura’l sábado pela mañana, cuando los vecinos de la redolada pudieron visitar y ver les estructures d’esta parte del campamento. Si la xente puede veles y entendeles ye que dimos un pasu p’alantre. Significa qu’encomencipiamos a salvar estos sitios d’ente la nublina onde taben hai solo unos pocos años. Agora toca pensar el pasu siguiente: protexelos, conservalos y enseñalos col so esplendor orixinal.

 

Jose Costa

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*